Cómo empezar

Antes de nada recomendaría, realizar una pequeña labor, el tapete para una mesita, o unas cortinas (no muy grandes). De esta forma nos iremos familiarizando con el material, con la toma de medidas y con las puntadas básicas a mano y a máquina. Lo bueno de hacer un par de cortinas es que nos daremos cuenta, también, de lo importante que es ser cuidadoso con las medidas y la simetría.

Para las personas muy métodicas y con experiencia, puede ser factible la lectura del manual de la máquina de coser (si esta es nueva), pero para las personas que acaben de empezar a coser, no lo recomendaría. Creo que es mejor ir leyendo según las necesidades de cada una.

Después de ese tapete o esas cortinas, comenzaría (si hay niños alrededor) con piezas de ropa para ellos, porque son entretenidas pero, normalmente no hay que coser mucho (son piezas pequeñas) y si alguna tarea nos cansa más al comenzar, sabremos que no durará mucho. Además no tardaremos demasiadas horas en tener la prenda lista y eso siempre anima.

Es importante intentar aprender cada vez que se cose, pero tener unas espectativas realistas, es normal tener muchos errores al principio, que las prendas se deshilachen, quedarnos cortos de tejido, que las costuras sean feas, etc, etc., pero cada vez que realicemos una nueva prenda prestaremos atención a lo que no nos gustó de la anterior e intentaremos, poco a poco corregirlo.

Creo que, sobre todo, para empezar son útiles los patrones comprados. Puede seleccionarse el nivel de dificultad y son detallados en los pasos a seguir y en el material necesario. Personalmente, al principio, buscaría una con las medidas en centímetros y metros (mejor que una en pulgadas).

No obstante, intentaré ir incluyendo pronto, patrones que he ido tuneando a partir de otros (gratuítos) o que he ido confeccionando (sin mucha complicación).